Origeniales: Cómo lo vivimos

Os voy a contar resumidamente cómo vivimos el rodaje de la entrevista que nos hicieron hace unos días en el programa Origeniales, la cual podéis ver en nuestro post "La Taberna de Gaia en el programa “Origeniales” de Castilla y León TV".

Fue un día para recordar como tantos otros en el que recibimos a Javier Pérez Andrés y su equipo con los brazos abiertos. No eran pocos los nervios que llevábamos acumulando desde las once de la mañana que abrimos el local hasta las cinco de la tarde que llegaron ellos, ya que primero subieron a La Cruz de Hierro, motivo por el que tardaron un poco más en venir. El mesonero Enrique Notario, caracterizado por su templanza ante los problemas y su forma de actuar ante los retos, también sentía en su interior que lo mejor era que llegaran ya, le preguntaran y él hiciera lo que sabe hacer: transmitir historias ancestrales y conocimientos sobre temas que van desde la cultura celta y medieval hasta el Camino de Santiago.

Hay que decir que no estábamos todo el equipo, solo abrimos para atender a nuestro amigo Javier y su gente, por lo que Patricia Sal, una de las camareras, no asistió al evento. Aunque la entrevista se centró en Enrique Notario y todo el desarrollo de su vida, también fuimos entrevistadas Pilar Pérez, cocinera y compañera del primero, y yo, Laura Notario, hija de los dos. Cada uno intentamos reflejar lo importante que es para nosotros proseguir con un proyecto gastronómico y cultural como éste, conseguir que cada día todas las personas que vienen se sientan bien, coman bien y deseen volver una vez más con sus hijos, padres, abuelos, o solos para descansar del estrés que hay en el mundo de fuera.

Nos trataron genial, entendieron que somos algo más que camareros, y la Taberna algo más que un restaurante. Había tensión (sobre todo por nuestra parte), pero no dejaron la amabilidad aparcada en ningún momento de las seis horas que permanecieron con nosotros. Las risas y guiños siempre estuvieron presentes entre toma y toma, algunas de las cuales, (sobre todo las realizadas en el exterior) fueron bastante duras para todos, ya que el tiempo no acompañó mucho (es que lo que tiene estar enclavados en la falda del Monte Irago a 1.400 metros de altura). Aparte de la entrevista en sí, Argimiro Pérez captó varios platos de nuestra cocina como el Doncel en cuna de barro o el Señor de los Bosques. Le pidió a Pilar Pérez que hiciera un bodegón con los ingredientes para más tarde filmarlos junto con la preparación. Lo que empezó como algo obligatorio y duro, acabó siendo una entrevista agradable, la cual concluyó con una merienda cena en la que todos brindamos satisfechos por el trabajo terminado.

Mi experiencia personal con un periodista como Javier Pérez Andrés ha sido muy grata. En mi opinión creo que supieron captar a la perfección el espíritu de la taberna y su creador, porque aquí además de satisfacer estómagos también pretendemos que tu mundo se detenga, que las horas que transcurren no sean horas, sino minutos. Que las risas suenen fuerte y que quien viene siempre se sienta como en su propio hogar. Cuando se traspasa la puerta de la taberna tenemos un único objetivo: Ser tus amigos. Porque no es un jefe, es Enrique Notario. No es una cocinera, es Pilar Pérez, y no son dos camareras, somos Patricia y Laura.

Para cerrar este capítulo, que mejor que hacerlo con uno de los recuerdos de ese día que no olvidaré: La cantidad de cables y luces que envolvieron nuestra Taberna y la convirtieron en un fabuloso estudio de televisión durante unas horas.

Escrito por: Laura Notario.