Cosas que sólo ocurren en La Taberna de Gaia: oficiar un casamiento

Una de las cosas que caracterizan a nuestro restaurante medieval La Taberna de Gaia es que en él de vez en cuando tienen lugar acontecimientos bonitos, curiosos o hasta mágicos que ni siquiera nosotros esperamos. Se han dado muchos a lo largo de estos años y hoy os traemos uno acaecido recientemente y queríamos compartir con vosotros: un casamiento inesperado.

Sí sí, como lo leeis. En concreto todo ocurrió la semana pasada cuando de repente uno de los integrantes de un grupo de peregrinos que había comido en nuestra casa, y con los que minutos antes charlamos un poco de lo divino y lo humano, se acercó al mesonero y le contó algo similar a lo siguiente:

Verá, ella [y señala con el dedo a una sonriente mujer sentada junto al resto de miembros del grupo] es mi compañera. La conocí hace unos años justamente mientras ambos hacíamos el Camino, desde entonces no nos hemos podido separar y cada año hacemos nuevamente juntos el Camino de Santiago. Nunca nos hemos casado ni por lo civil ni por lo eclesiástico, ni teníamos pensado oficializar la unión de ninguna forma porque no nos es necesario, pero nos encontramos tan agusto aquí y ahora, y hemos pasado una velada tan especial, que ambos acabamos de decidir pedirle que usted “nos case” ahora mismo dedicándonos unas breves palabras y lo que quiera

La verdad, nos pilló por sorpresa, porque aunque en La Taberna de Gaia alguna boda hemos organizado, esto fue así de golpe, completamente inesperado. Sin embargo, ¿cómo no íbamos a cumplir con un deseo tan bonito de unos clientes? . Así que el mesonero jefe, Enrique, aceptó y sin más “les casó” oficiando una rápida ceremonia improvisada de casamiento que podéis ver en el vídeo que otro integrante del grupo grabó.

Fue muy emocionante para todos y aunque el vídeo no quedó muy bien, esperamos que junto a estas líneas os transporte un poco al mundo especial de La Taberna de Gaia. Muchas gracias por todo desde aquí a la pareja (que podéis ver en la imagen que acompaña a este artículo), fué un honor casarles.